Planes de pensión

 

A la hora de invertir su dinero en alguno de los planes de pensión existentes en el mercado le planteamos unas preguntas para ayudarle a tomar la decisión más acertada. Estas preguntas le ayudarán a la hora de decidirse por uno u otro plan de pensiones, pues suponemos que su idea inicial es la de asegurarse una cota de entrada económica satisfactoria para cuando termine su período de trabajo.

Si nos guiamos por las noticias en planes de pensión y productos de ahorro en previsión en primer lugar nos preguntaremos si tenemos una idea clara de qué es un plan de pensiones.
Se trata de una herramienta de inversión en reserva para la jubilación. Usted hace ingresos regulares con la cantidad y frecuencia que quiera. Esta gestión le faculta para habilitar un capital o renta llegado el día que deje de trabajar.

Existen los planes de pensiones individuales, que usted puede contratar directamente con los bancos y que son modificables. También están los planes de pensiones de empleo donde la compañía y el trabajador aportan sendas cantidades. En esta modalidad el acuerdo es fijo, a excepción de finalización de contrato.

¿Están los planes de pensiones garantizados?

Seguramente habrá llegado a la conclusión de contratar un plan de pensiones al estudiar el mercado, la inestabilidad que ofrece el sistema de pensiones estatal, a ello sumado el aumento del sector anciano de la población en su relación con la inviabilidad de los fondos de la seguridad social.

Llegado el momento de escoger un buen plan, ante una situación como la actual, es entendible que se haya planteado la máxima aportación. Los estudios apuntan a que la época ideal de contratación comienza desde el inicio en que formamos parte de la maquinaria de trabajo.

Asarama aparece para ofrecerle los mejores planes de pensiones. Le aconsejamos contratar sin espera, para que su esfuerzo sea imperceptible en comparación con los resultados obtenidos el día de mañana. A esto hay que añadirle la rentabilidad a largo plazo.

Usted decide la cantidad a aportar. No debe preocuparse que debido a una invalidez o muerte ese dinero se pierda. También si se quedara sin trabajo una larga temporada puede hacer uso de ese dinero, o por cuestiones difíciles tales como enfermedad o pérdida de vivienda. Además, pasados 10 años, usted puede sin problemas tener acceso a todo el capital acumulado sin que sea necesario hacer ninguna alegación especial.

Los ingresos regulares se aconsejan más que los ingresos anuales, pues el mejor plan de pensiones garantizado es el que se adapta a los cambios del mercado de finanzas, alzas o bajas. Por añadido, un sistema mensual o trimestral de aportaciones implica rigor a largo plazo.

Hay quien prefiere fondos de inversión a planes de pensión, pero olvida las ventajas fiscales que tienen los planes de pensión debido a sus condiciones, es decir, el hecho no poder hacer uso de ese dinero, hasta que se cumplen ciertas condiciones, le confiere una serie de ventajas en la reducción del IRPF que los fondos de inversión no tienen. Por tanto aquellas personas que precisan de beneficio fiscal anual son las ideales para este tipo de seguros.

Entonces, dependiendo de cuándo iniciamos nuestro plan de inversiones, más fuertes tendrán que ser los pagos. Todo ello si se quiere lograr una óptima rentabilidad. Aumentar la variabilidad en edades tempranas y hacer panes más conservadores según se llega a la jubilación. De tal manera que al comienzo interesa invertir en activos de renta variable mientras que según pasa el tiempo ir disminuyendo este tipo de inversión por una inversión a renta fija. Contar con una buena gestoría que le aconseje es vital. Las asesorías independientes contamos con las mejores opciones e informaciones del actual panorama del mercado.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Leer más